Contaminación acústica

Contaminación por ruido

Cuando leemos contaminación, de inmediato pensamos en el medio ambiente, nuestro planeta. Pero, existen otros tipos de contaminación, como es el caso que nos ocupa, a la que estamos expuestos diariamente.

Es por eso, que en este artículo conoceremos un poco más sobre la contaminación por ruido… ¡empecemos!

Contaminación acústica ejemplos

Es de resaltar que la clasificación de un sonido en la categoría de ruido es subjetiva según los individuos y las circunstancias. Las características del sonido son: amplitud, frecuencia y patrón temporal.

La amplitud es percibida como la fuerza o sonoridad del sonido. Se la cuantifica a través del Nivel de Presión Sonora, expresado en decibeles.

La presión acústica se mide en decibelios (dB) y los especialmente molestos son los que corresponden a los tonos altos (dB-A). El sonido se vuelve dañino a los 75 dB y doloroso alrededor de los 120 dB. El oído necesita algo más de 16 horas de reposo para compensar 2 horas de exposición a 100 dB.

VER + SONÓMETROS

Nivel bajo de ruido

El nivel bajo que oscila entre 10 a 30 dB El nivel de ruido es bajo. Es el que utilizamos por ejemplo en una conversación tranquila en una biblioteca. Y de 30 dB a 50 dB el nivel de ruido sigue siendo bajo. Es el que soportamos en una conversación normal, cuando escuchamos las cañerías de una casa o la nevera (si está en buen estado).

Nivel medio de ruido

El nivel medio que oscila entre De 55 a 75 dB: Es un nivel de ruido considerable. Por ejemplo, un aspirador genera 65 dB. Una calle con mucho tráfico alcanza los 75 dB. El despertador o la televisión a un volumen elevado, pueden llegar a los 75 dB, igual que una lavadora, el teléfono móvil o una batidora.

Nivel alto de ruido

El nivel alto que oscila entre De 75 dB a 100 dB Es un nivel alto de ruido, la sensación es molesta. Por ejemplo, en un atasco hay 90 dB de ruido. También el que suele emitir una sirena de policía. De 100 dB a 120 dB Es un nivel muy alto. Dentro de una discoteca estamos a unos 110 dB, las taladradoras generan 120 dB, igual que el claxon de los vehículos o un concierto de rock.

Cómo se produce la contaminación por ruido

El nivel alto empieza a partir de 120 dB. El oído humano entra en el umbral del dolor y hay riesgo de sordera. Es, por ejemplo, el ruido del despegue de un avión a menos de 25 metros, o el de un petardo que estalla cerca.

Se debe recordar que después de estos valores máximos, el exceso de ruido empieza a dañar la audición. Pasados los 70 decibeles, debemos tener en cuenta que exponernos a ruidos tan altos pueden afectar nuestra audición y generarnos efectos adversos.

El sonido, es así pues, un tipo de contaminación que sabemos que trae consecuencias adversas que acarrean mermas a la salud física y mental de los seres humanos.

Qué provoca la contaminación sonora

El ruido es un agente de riesgo que puede causar daños a la salud según muchos estudios científicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que las molestias generadas por el ruido, se consideran sin lugar a dudas un problema de salud. De hecho, se calcula que aproximadamente el 22% de la población europea está afectada por el ruido.

Con estos niveles de ruido, se han visto síntomas como gastritis, aumento de la glucemia, colitis y la colestorolemia, así como también efectos psicofísicos como mal humor, cólera, perdida de atención, insomnio. Sin dejar de lado, el estrés, la fatiga, desorientación, pérdida de capacidad sensorial, entre muchas otras.

En los niños, cuando asisten a ambientes ruidosos en sus centros educativos, se distraen, retardan su aprendizaje y empeoran su capacidad de lectura y comunicación, entre otras.

Problemas de la contaminación acústica

Entre los síntomas inmediatos que generan los altos ruidos, se encuentran la dilatación de las pupilas, dolores del cuello y espalda, músculos tensos, respiración acelerada, disminución de la secreción gástrica, entre otros.

A las personas que sufren de problemas cardiovasculares, problemas coronarios o arterioesclerosis, les puede generar un infarto súbito. A pacientes diabéticos les puede provocar la elevación del azúcar, lo que les puede provocar un estado de coma y en casos graves la muerte.

En relación a la repartición del ruido en el tiempo, el sonido a intervalos menos frecuentes puede ser menos dañino, para el oído como puede ser la exposición a largos ruidos. El primero permite al oído reestablecerse durante los espacios de silencio. Además, el sonido intermitente o a impulsos suele ser más irritante a causa de su patrón discontinuo.

Contaminación con ruido consecuencias

Un ruido alto es considerado sencilla y directamente peligroso. Cuando el ser humano no puede comunicarse por el deterioro auditivo, se puede considerar como un cambio significativo que a su vez puede traer serias consecuencias. Tinnitus continuo, incapacidad para localizar sonidos, distorsión de los sonidos, entre otros.

La exposición frecuente a estos ruidos puede llegar a producir diversos efectos sociales y generar alteraciones en la conducta. Incluso, en las actividades laborales, puede causar agitación, intranquilidad, disgusto o perturbación lo que hace que nuestro trabajo no se realice en la eficiencia necesaria que  requiere el mismo.

Contaminación acústica soluciones – cómo evitarla

Quizá el método más eficaz para combatir la contaminación por ruido sea el aislamiento sonoro.

En efecto, un buen aislamiento de la casa en la que vives o la oficina en la que trabajas puede apantallar de forma eficaz los ruidos externos, creando un muro que protege de las intrusiones y vibraciones de las ondas aéreas.

Igualmente eficaz es el uso de ventanas de doble capa, que no solo proporcionan defensa contra el exceso de presión sonora sino que también son poderosos mecanismos de ahorro energético.

¿A qué esperas? Pon solución a tus problemas de ruido YA (y todo comienza por medirlo adecuadamente)

Cómo se mide la contaminación sonora

La medición de ruido ambiental se realiza con instrumentos especializados como los sonómetros o decibelímetros, así como con dosímetros de intensidad sonora a través de una técnica denominada sonometría.

Una correcta sonometría implica el diseño de un plan de medidas, la ejecución de ese plan en campo tomando las lecturas necesarias y la interpretación de los resultados para elaborar un informe con conclusiones y recomendaciones.

¿A qué esperas? Pon solución a tus problemas de ruido YA (y todo comienza por medirlo adecuadamente)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.